Buscar
  • Guillermo Perez-Olivares

Recesión en España e Impacto en las insolvencias

Como sabrán nuestros lectores, estamos viviendo una época convulsa en materia económica, con tensiones geopolíticas que impactan negativamente no solo en las relaciones entre las empresas sino también en sus cuentas de resultados. Para dar soluciones a esas posibles insolvencias provocadas por la actual solución (recordemos 2020 con el coronavirus y ahora con el decrecimiento económico y período inflacionista), se ha producido un severo cambio legislativo en el tratamiento del mundo de las insolvencias. Por este este motivo, en esta breve entrada a nuestro blog, vamos a realizar un rápido repaso de la actual situación económica española, del impacto que está teniendo en nuestro sector de las insolvencias y como prevemos que se vaya a comportar las mismas en el corto y medio plazo.


Datos IPC

El IPC se está comportando como uno de los indicadores que más daño están haciendo en la vulnerable situación de la empresa española. Según datos del INE, el IPC está mostrando un incremento Interanual en septiembre del 2022 del 9%, mientras que el anual acumulado desde enero a septiembre se ha fijado en un 5,3%. Estos datos están incidiendo directamente en los márgenes empresariales desde el incremento de los costes de los productos y de los costes energéticos y en la venta de estos, al disminuir la rotación como consecuencia de la disminución del consumo de los ciudadanos.


Datos PIB

Después de la caída del PIB en el 2020 que recordemos fue la mayor en España desde que se tienen registros, se esperaba por parte del Gobierno de España una recuperación en V que volviera a situar a España en la casilla de salida precovid, sin embargo, la economía española no ha podido revertir la situación y volver a recuperar esos niveles esperados. Aunque sigue en ligero crecimiento se espera que vivamos una desaceleración de la economía a lo largo del 2023, de hecho, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya ha rebajado la expectativa de crecimiento para el 2023 al 1,2% mientras que la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS) la ha rebajado al 0,70%, la cual puede llegar a ser más fuerte de la esperada si no se consigue revertir la espiral inflacionista que estamos viviendo actualmente.


Índice de Confianza del Consumidor

El índice de Confianza del Consumidor es un indicador a tener en cuenta en la situación que atraviesa la economía española ya que recoge las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo. Según datos del CIS en el 3 trimestre de 2022 ha caído 42,5 puntos, indicador muy relevante ya que pronostica que el ciudadano va a ser previsor a la hora de sus pautas de consumo, lo cual incidirá negativamente en la cuenta de pérdidas de ganancias de las empresas. Bruselas ya ha advertido al Gobierno Español de un más que probable repunte de la morosidad por el final de las ayudas públicas.


Índice de Confianza Empresarial

Este índice, lo consideramos clave de cara a observar la situación actual, ya que muestra la visión que tienen los responsables de los establecimientos sobre la situación y expectativas de su negocio. Para el 3 T de 2022 se ha producido un incremento del 7,5% en relación con el 2T del 2021, esto indica que el empresario español tiene buenas perspectivas, aunque estos indicadores de confianza empresarial siguen siendo muy pobres, registrando datos por debajo de los registrados en los indicadores del 3T de 2019.


Índice de Producción Industrial

Este indicador es otro de los que consideramos clave para analizar el impacto que puede tener en las insolvencias la situación económica, ya que es un indicador coyuntural que mide la evolución mensual de la actividad productiva de las ramas industriales. De momento la situación económica no está impactando sobre el IPI, no obstante, desde Nuvagest Concursal seguiremos vigilando atentamente el IPI ya que las crisis tienen un impacto directo sobre el índice como así se pudo atestiguar en la crisis del 2008 con decrecimientos muy importantes en el período 2008-2012 y en el 2020 con la caída más grande del indicador desde que se tienen registros a consecuencia del coronavirus.


Insolvencias

Con respecto a nuestro campo, el mundo de las insolvencias. Según datos del seguimiento de estas que realiza Iberinform a través de los datos del BOE, los procedimientos concursales en septiembre han crecido un 103%, siendo el crecimiento del 2022 de un 14%, incidiendo principalmente en la industria automotriz, industria extractiva, el sector primario, la industria alimentaria y el transporte. Si bien el incremento es considerable, ante la bajada de procedimientos desde el 2020 que ha tenido el sector como consecuencia de la moratoria y la imposibilidad por parte de los acreedores de poder instar la declaración de las insolvencias, el crecimiento sigue siendo muy pequeño, concentrándose principalmente en empresas con escasa o nula actividad económica y sin activos para liquidar. Bajo nuestro punto de vista, habrá sectores que habrá que vigilar en el próximo semestre ya que pueden ser más vulnerables en esta situación como puede ser la construcción y la promoción inmobiliaria, ya que a consecuencia del incremento de los costes que se está viviendo, les está obligando en ocasiones a realizar parones de actividad.


Opinión Nuvagest Concursal

Como hemos visto, la actual situación de la economía no es nada halagüeña. Tenemos el IPC dando en plena línea de flotación de las empresas, las cuales como se puede comprobar en los datos del PIB no se han terminado de recuperar aún del impacto de la crisis del coronavirus. El IPC está impactando en sus cuentas de resultados en doble vertiente, tanto por el lado de los gastos debido al alza de las materias primas y los costes energéticos como por el lado de los ingresos debido a una ralentización del consumo, el cual como hemos visto en el análisis del índice de Confianza del Consumidor, muestra que estos realizarán los consumos con mayor racionalidad ante la situación que se vive, esta situación no ha incidido todavía de forma notable en el índice de Confianza Empresarial, si bien estos muestran datos aún inferiores al 2019, al igual que tampoco ha tenido impacto sobre el Índice de Producción Industrial.

Con respecto a las insolvencias, este año se ha producido un 14% de incremento de los procesos concursales, motivado principalmente por el período de latencia debido a la moratoria concursal y la imposibilidad por parte de acreedores de instar los procedimientos, es importante reseñar que la mayoría han sido procedimientos de solicitud de disolución vía concurso express, es por tanto que debido a las circunstancias anteriormente expuestas es lógico pensar en un incremento de la tramitación de procesos por los Juzgados Mercantiles, no obstante este crecimiento será paulatino, conforme se vayan agotando las diferentes soluciones que suelen acometer las empresas antes de prepararse para los procedimientos concursales. En este sentido será importante ver como impacta la aplicación de la ley con una perspectiva más de anticipación con la aplicación de los planes de reestructuración y un papel activo de los acreedores, aunque en nuestra opinión será complicado que pueda cambiarse en el corto plazo esta tendencia, no solo por un tema cultural sino también porque la ley todavía no ofrece las mejores garantías para que esos procedimientos puedan llevarse a cabo con éxito. Es importante recalcar que un aspecto que puede precipitar las solicitudes de declaración de concurso es que muchas de las compañías ya acudieron a financiación bancaria como consecuencia del covid y no van a contar con balances especialmente saneadas que le permitan acudir de nuevo para garantizar el período esperado de bajada de sus cuentas de resultados.






40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo